Las parejas de hecho y el autonomo colaborador

A raíz de la Ley de Fomento del Trabajador Autónomo, me resulta curioso el tratamiento que se ha dado a la figura de la pareja de hecho en los últimos años, tanto por el legislador como por la Seguridad Social.

Para tratar este tema nos remitimos a la Ley 3/2012 de 6 de julio, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral. En ella, en la Disposición adicional undécima se indica lo siguiente:

1. El cónyuge, pareja de hecho y familiares de trabajadores autónomos por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, que se incorporen como nuevas altas al Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, y colaboren con ellos mediante la realización de trabajos en la actividad de que se trate, incluyendo a los de los trabajadores por cuenta propia del Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, a partir de la entrada en vigor de esta Ley, tendrán derecho a una bonificación durante los 18 meses inmediatamente siguientes a la fecha de efectos del alta, equivalente al 50% de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente en cada momento en el Régimen Especial de trabajo por cuenta propia que corresponda.

2. A efectos de lo establecido en el apartado primero, se considerará pareja de hecho la constituida, con análoga relación de afectividad a la conyugal, por quienes, no hallándose impedidos para contraer matrimonio, no tengan vínculo matrimonial con otra persona y acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria y con una duración ininterrumpida no inferior a cinco años. La existencia de pareja de hecho se acreditará mediante certificación de la inscripción en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja.

Por tanto, en ciertos supuestos, según el articulado, a las parejas de hecho se les reconoce la posibilidad de alta como autónomo colaborar. Si bien, tal posibilidad no ha sido contemplada por parte de la Seguridad Social, que ha negado sistemáticamente tal facultad desde hace tiempo y excluye a las parejas de hecho como posibles autónomos colaboradores.

Ahora la Ley de Fomento del Trabajador Autónomo, deroga tal disposición de la Ley 3/2012 de 6 de julio e incorpora un nuevo artículo al Estatuto del Trabajo Autónomo. El artículo 35 con el titulo “Bonificaciones por altas de familiares colaboradores de trabajadores autónomos.” que empieza de la siguiente manera: 

El cónyuge y familiares de trabajadores autónomos por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive y, en su caso, por adopción, que se incorporen al Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, siempre y cuando no hubieran estado dados de alta en el mismo en los 5 años inmediatamente anteriores, y colaboren con ellos mediante la realización de trabajos en la actividad de que se trate, incluyendo a los de los trabajadores por cuenta propia del Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, a partir de la entrada en vigor de esta ley, tendrán derecho a una bonificación durante los 24 meses siguientes a la fecha de efectos del alta, equivalente al 50 por ciento durante los primeros 18 meses y al 25 por ciento durante los 6 meses siguientes, de la cuota que resulte de aplicar sobre la base mínima el tipo correspondiente de cotización vigente en cada momento en el Régimen Especial, o Sistema Especial en su caso, de trabajo por cuenta propia que corresponda. Lo previsto en el presente artículo no será de aplicación a los familiares colaboradores que con anterioridad se hayan beneficiado de esta medida.”

Desaparece por tanto la referencia a la pareja de hecho, que ya solo se menciona puntualmente para la explotación agraria

Las referencias al cónyuge del trabajador autónomo y del titular de la explotación agraria previstas en los artículos 35 y 37 de esta ley se entenderán también realizadas a la persona ligada de forma estable con aquel por una relación de afectividad análoga a la conyugal una vez que se regule, en el ámbito del campo de aplicación del sistema de la Seguridad Social y de los Regímenes que conforman el mismo, el alcance del encuadramiento de la pareja de hecho del trabajador autónomo y del titular de la explotación agraria.”

Por lo que debemos entender finalmente que con la entrada en virgo el 10 de octubre de la Ley Fomento del Trabajador Autónomo, ya no habrá dudas sobre que las parejas de hecho, no pueden ser autónomos colaboradores.

Los comentarios están cerrados.

<\/body>