Clausulas al contrato laboral

A la hora de elaborar un contrato laboral, existe la posibilidad de establecer clausulas especificas tendentes a regular más en detalle la relación que existirá entre empleador y trabajador tras la firma del contrato.

Cada día es más habitual que los contratos laborales se complemente con clausulas más elaboras, lejos de utilizar simples modelos tipos.

Veamos algunas de las clausulas que se pueden incorporar a un contrato laboral:

Confidencialidad: Si bien es cierto que el deber de confidencialidad no esta regulado propiamente en el Estatuto de los Trabajadores,si se le debe presuponer al trabajador lo que se denomina buena fe contractual. En concreto en el art. 5 del Estatuto establece como obligación del trabajador cumplir con las obligaciones concretas de su puesto de trabajo, de conformidad a las reglas de la buena fe y diligencia. Criterio este, el de la buena fe, que se recoge en varios artículos. También podríamos mencionar el artículo 13 de la Ley de Competencia Desleal que indica que se considera desleal la divulgación o explotación, sin autorización de su titular, de secretos industriales o de cualquier otra especie de secretos empresariales a los que se haya tenido acceso legítimamente, pero con deber de reserva. Aún así es conveniente matizar y aclarar en una clausula lo que se considera confidencial, sus limites y efectos del incumplimiento.

Propiedad intelectual. Con el avance de las startups de base tecnológica, (aunque ya antes existía claro está) es frecuente recurrir a clausulas que traten la cesión de derechos de explotación de la obra, del trabajador a la propia empresa. A pesar de que en el artículo 51 de la Ley de Propiedad Intelectual, indica que a falta de pacto escrito, se presumirá que los derechos de explotación han sido cedidos en exclusiva a la empresa por parte del trabajador y con el alcance necesario para el ejercicio de la actividad habitual del empresario en el momento de la entrega de la obra realizada en virtud de dicha relación laboral, no menos cierto es que esa cesión tiene limites que pueden ser insuficientes para una empresa, por lo que en caso de desear contemplar supuestos concretos o destinos específicos, es conveniente que las partes acuerden la extensión de la cesión de los derechos de explotación en una clausula anexo al contrato laboral.

Dedicación exclusiva: El trabajador tiene pleno derecho a estar ofreciendo sus servicios en diferente empresas, si bien debe conocer que de acuerdo al Estatuto de los Trabajadores, no puede desempeñar funciones en dos o más empresas que supongan concurrencia desleal, es decir que desempeñe funciones de la misma naturaleza para sendas empresas, siempre que exista un perjuicio real o potencial y la primera empresa acredite un interés industrial o comercial en la no concurrencia del trabajador en dos empleos iguales. Hasta aquí, no es necesario clausula alguna en el contrato laboral pues ya queda advertido en el Estatuto de los Trabajadores, si bien la empresa puede ir más allá y desear que el trabajador se dedique exclusivamente a ella, a su empresa, es decir que haya plena dedicación, en tal supuesto deberá existir una compensación económica al trabajador y por tanto la redacción de una clausula donde se especifique las condiciones concretas de dicha plena dedicación. Cantidad que en todo caso debe ser adecuada.

Permanencia: Es el supuesto por el cual, la empresa desea retener al trabajador. En estos casos el Estatuto de los Trabajadores habla de la necesidad de que exista previamente a favor del trabajador, una especialización profesional con cargo al empresario para poner en marcha proyectos determinados o realizar un trabajo específico. En todo caso, el periodo de permanencia pactado, no podrá ser superior a dos años y se formalizará siempre por escrito. Si el trabajador abandona el trabajo antes del plazo, el empresario tendrá derecho a una indemnización de daños y perjuicios.

No competencia postcontractual: En este supuesto, la empresa desea que una vez finalizada la relación laboral con el trabajador, éste no acuda a la competencia. En todo caso, el Estatuto de los trabajadores  en su artículo 21.2 indica que la duración de esta imposibilidad del ex-trabajador de ser contratado por empresa competidora, no podrá tener una duración superior a dos años para los técnicos y de seis meses para los demás trabajadores y en todo caso debe existir un verdadero interés industrial o comercial en ello por parte de la empresa y una compensación económica adecuada. En este último extremo, por tanto, hay que tener en cuenta que la cantidad a percibir por el trabajador por la firma de esta clausula, debe ser adecuada amen de ser considerada nula la clausula que no atienda tal criterio. Hay que tener en cuenta que la cantidad a percibir por este criterio, es una cantidad que viene a sufragar el perjuicio que puede sufrir el trabajador por no poder desempeñar funciones en las que ha alcanzado un mayor grado de especialización durante el periodo de tiempo estipulado.

Preaviso: Cuando un trabajador desea abandonar la empresa en la que desempeña sus funciones, debe realizar el preaviso correspondiente a la empresa. En este caso, las partes previamente han podido acordar de cuantos días debe constar dicho preaviso y las consecuencias de su incumplimiento. Si bien, este acuerdo es posible, el Estatuto de los Trabajadores indica que la extinción del contrato por parte del trabajador debe llevarse a cabo mediando el preaviso que señalen los convenios colectivos o la costumbre del lugar. Por tanto, de existir acuerdo, este no debe contradecir lo establecido en el convenio colectivo que corresponda a la empresa.

Estas son algunas de las clausulas que se pueden contemplar en un contrato laboral, pero por supuesto que caben muchas otras.

Los comentarios están cerrados.

<\/body>