AYUDAS A LOS JÓVENES EMPRENDEDORES

Los jóvenes emprendedores entre 18 y 30 años deben tener en cuenta las recientemente publicadas bases de reguladoras para la concesión de ayudas a jóvenes que no tengan ninguna ocupación laboral ni se encuentren estudiando o realizando algún ciclo formativo reglado, siempre que se encuentren inscritos en el Fichero del Sistema Nacional de Garantía Juvenil.

Se podrá elegir entre diferentes formas jurídicas para iniciar la actividad. Podrá optarse por darse de alta como Autónomo Individual, Comunidad de Bienes (Sorprende la inclusión de la C.B y la exclusión de la Sociedad Civil, tal vez ésta, tras la última modificación sufrida sea una forma que caerá en desuso) o constituir sociedad mercantil a elegir entre: Sociedad Limitada de Nueva Empresa, Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Limitada de Formación sucesiva. En caso de estas tres últimas formas jurídicas el emprendedor, deberá ser administradores y poseer al menos el 51% del capital social de la entidad creada. Por otro lado, no se puede haber iniciado la actividad con anterioridad a la solicitud de la subvención y deben hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.

El Período subvencionable será de los 6 meses siguientes desde el inicio formal de la actividad de emprendimiento. Se considerará inicio formal de la actividad el momento en el que el beneficiario o la beneficiaria esté dado de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

El importe de subvención, que podrá llegar a los 3.000 euros, estará destinado a cubrir gastos como:

  • Colaboraciones externas / asesorías.
  • Adaptación e implantación de la normativa de protección de datos personales (LOPD) y adaptación del sitio web a la ley de servicios de la sociedad la información y comercio electrónico (LSSICE).
  • Inversiones en patentes y modelos de utilidad. Tasa de solicitud de registro de marca o nombre comercial a nivel nacional en la OEPM. (Sólo primera marca y una clase). Deberá aportar impreso oficial de solicitud de registro de marca o nombre comercial.
  • Gastos de constitución de la sociedad.
  • Programas formativos.
  • Programas de aceleración empresarial.
  • Misiones comerciales, participación en ferias.
  • Diseño de la imagen corporativa.
  • Diseño y elaboración de páginas web o portales corporativos virtuales.
  • Posicionamiento web.
  • Gastos correspondientes al pago de cánones de entrada por franquicia.
  • Diseño y elaboración de catálogos de productos y/o servicios.
  • Desarrollo de prototipos de I+D (puede incluir material y fungibles necesarios para la construcción y puesta a punto de prototipos).
  • Certificación de sistemas de gestión y productos: calidad, medioambiental, I+D+i, seguridad.

Así que ya no hay excusa para no emprender en cuanto se publique la convocatoria. Eso sí, hay que tener en cuenta la importancia de recibir un buen asesoramiento antes de empezar.

Los comentarios están cerrados.

<\/body>